Había una vez...

Había una vez niños gritando aburridos durante largos viajes en coche, niños que no querían apagar la televisión a las 11 de la noche, niños que no dejaban comer a sus padres en ningún restaurante del universo y niños que, enviciados con videojuegos, usaban sus pulgares hasta borrar toda huella dactilar.

Un día una mujer se dio cuenta de todo esto y quiso hacer algo al respecto. Pensó y pensó hasta que de pronto sus hermosos gatitos la visitaron en su habitación y comenzó a jugar con ellos. Los mininos brincaban, rodaban y se estaban dando la divertida de su vida con tan solo una cuerda. La mujer los observó y muy pronto se asombró de su gran capacidad para entretenerse con algo tan sencillo.

Día tras día ella les presentaba el mismo cordón y los gatitos nunca se aburrían de él. Era claro que el objeto no cambiaba, pero tal vez lo que los felinos veían en él sí lo hacía. Ellos no jugaban con una simple cuerda, sino con una serpiente, un gusano, una presa, la cola de otro gato, etc. Después de todo la cuerda no era tan sencilla; no después de haber pasado por la juguetona mente de los mininos.

De pronto la mujer lo entendió: hacer funcionar la imaginación de los niños era la solución. Tal vez sí podía haber algo más que los juguetes de pilas, la televisión, los videojuegos y los teléfonos inteligentes para los pequeños. Con decisión y empapada de la imaginación de sus gatos, la mujer se dispuso a escribir para que los niños entendieran el mundo en su propio idioma, con personajes divertidos y con personalidades tan variadas que despertaran su imaginación al máximo.

¿Y qué mejor forma de hacerlos pensar, imaginar y ejercitar toda su mente que escuchando? No es lo mismo mostrarles la imagen de una princesa, a que cada niño la construya escuchando tan solo su voz. ¡Las posibilidades son infinitas!

Finalmente las huellas dactilares volvieron a los dedos de los niños y por fin había otra alternativa para ellos: divertirse y aprender en cualquier lugar, con tan solo escuchar.

Y colorín colorado Cat's Tale ha comenzado.

Bienvenidos.